drmoscoso.com

Inicio Mi perfil Servicios Citas
logo

f8

NAVEGACIÓN
Inicio
Servicios en el Consultorio Pediátrico
Ubicación del Consultorio con google maps
TEMA DE LA SEMANA
Crecimiento y Desarrollo
Enfermedades comunes
Consejos de Seguridad
Consejos Generales
Vacunas
Contacto

Conoce sobre nuestras extractoras y productos para la lactancia materna

lactym

DIARREA

 

Las deposiciones de su hijo variarán  en frecuencia y consistencia dependiendo de la edad y de la dieta. Un recién nacido que es amamantado puede tener hasta doce deposiciones pequeñas al día, pero hacia el segundo o tercer mes puede pasar un día entero sin evacuar. La mayoría de los niños menores a un año producen menos de 5 onzas (147.87ml) de excrementos al día mientras que los niños mayores pueden producir hasta 7 onzas (207.01ml). Hacia los dos años de edad, la mayoría de los niños tendrá tan solo una a dos deposiciones grandes al día, pero es posible que su hijo tenga varias deposiciones pequeñas. Esto sigue siendo normal, sobre todo si en su dieta incluye jugos y alimentos ricos en fibra tales como ciruelas o centeno.


Una evacuación  blanda de vez en cuando no es motivo de alarma. Sin embargo, si las deposiciones de su hijo cambian de consistencia repentinamente volviéndose más sueltas e incluso aguadas y aumenta la frecuencia de estas, significa que tiene diarrea.

La diarrea ocurre cuando la cubierta interior del intestino sufre una lesión. La materia fecal se vuelve aguada debido a que el intestino no ha digerido y absorbido apropiadamente los nutrientes ingeridos. Además el tejido lastimado tiende a filtrar líquido, que a su vez  arrastra sales y minerales. Todo esto se complica más si el niño ingiere alimentos o refrescos que contienen grandes cantidades de azúcar que no se absorbe  atrae aun más liquido al intestino, intensificando la diarrea.


Cuando el cuerpo pierde demasiada agua y sales, se deshidrata. Esto se puede evitar si se compensa las perdidas con cantidades adecuadas de líquidos y sales.

 

CAUSAS DE LA DIARREA

En los niños pequeños, las lesiones intestinales que producen diarrea suelen estar provocados por unos virus denominados enterovirus.

Otras causas son:

  • Bacterias (salmonella, shigella, E. Coli, campilobacter)
  • Alergias a alimentos o la leche
  • Efectos secundarios de medicamentos orales sobre todo antibióticos
  • Intoxicación por alimentos (hongos, mariscos o alimentos contaminados)
  • Infecciones externas al tracto gastrointestinal, como las que afectan a las vías urinarias, las vías respiratorias e incluso al oído medio (si su hijo tiene que tomar antibióticos para contrarrestar la infección la diarrea podría agravarse).
  • Infección por rotavirus

 

El término médico para la inflamación intestinal es enteritis. Cuando este problema va acompañado o precedido de vómitos, lo que es bastante común significa que la inflamación afecta también al estomago y al intestino delgado. En tales casos se denomina gastroenteritis.

Los niños que tienen diarreas de origen viral también suelen tener vómitos, fiebre e irritabilidad. Sus deposiciones suelen ser entre verdosas y amarillentas, así como muy aguadas. (Si ocurren tan a menudo como a cada hora, lo más probable es que no contengan ningún material sólido.) Si los excrementos son de un color rojo o negruzco, es posible que contengan sangre. El sangrado puede deberse a daños de las paredes internas del intestino o a una irritación del recto causada por la elevada frecuencia en las deposiciones. De cualquier modo, si usted detecta sangre o un color inusual en la materia fecal de su hijo, debe comunicarse con el pediatra.

 

SIGNOS Y SÍNTOMAS DE DESHIDRATACIÓN
(Perdida significativa de agua corporal)

La parte más importante del tratamiento de la diarrea consiste en evitar la deshidratación. Esté pendiente de los siguientes signos y síntomas de deshidratación e informe al pediatra de inmediato si llega a detectarlos.

Deshidratación leve o moderada

  • Juega menos que lo habitual
  • Orina con menos frecuencia (moja menos de 6 pañales al día)
  • Tiene la boca reseca
  • Produce manos lagrimas al llorar
  • Hundimiento de las fontanelas en lactantes o niños pequeños
  • Los excrementos serán sueltos si la deshidratación se debe a pérdida de líquidos (vómitos, falta de consumo de líquidos), se reducirá el numero de deposiciones

Deshidratación severa (aparte de los signos y síntomas antes señalados)

  • Está muy inquieto
  • Somnolencia excesiva
  • Ojos hundidos
  • Manos y pies fríos y pálidos
  • Piel arrugada
  • Orina solo una a dos veces al día

 

TRATAMIENTO

No existen medicamentos efectivos para tratar las infecciones virales, que son las principales causas de diarrea en los lactantes. Hay medicinas recetadas que se usan solo para ciertos tipos de parásitos, que son mucho menos comunes. Cuando el pediatra  sospeche que la diarrea se debe a esto último, pedirá una muestra de materia fecal para analizarla en el laboratorio. También es posible que le mande otros exámenes.


Los medicamentos para detener la diarrea que se adquieran sin receta médica no son recomendables para niños menores de dos años y deben usarse con precaución en niños mayores. Estos, a menudo, hacen que se intensifique la lesión intestinal y no detienen la perdida corporal de agua y sales si hay una infección presente.

En cambio, hacen que el líquido y las sales permanezcan al interior del intestino. Cuando esto ocurre, el niño puede deshidratarse sin que pierda peso, ya que la diarrea aparentemente ha desaparecido. Por tal motivo, consulte con el pediatra antes de darle a su hijo cualquier medicamento contra la diarrea.

 

DIARREA LEVE

Si su hijo tiene un poco de diarrea pero no está deshidratado, no tiene fiebre alta , está activo y tiene apetito, no hay que cambiar la dieta y se le puede seguir dando el pecho o leche de fórmula. No debe ponerlo “a dieta de líquidos” consistente exclusivamente en bebidas dulces (jugos, refrescos azucarados o gaseosas), puesto que el alto contenido de azúcar de estos productos podría intensificar la diarrea.


Si aparte de un poco de diarrea su hijo tiene vómitos, póngalo a dieta con una de las soluciones electrolíticas que hay en el mercado.


El pediatra recomendará este tipo de productos para que el niño mantenga los niveles normales de agua y sales hasta que deje de vomitar. En la mayoría de los casos, bastará con mantener la dieta durante un par de días. Cuando desaparezcan los vómitos, el niño podrá reanudar su dieta normal poco a poco.


Nunca le de leche hervida (sea sin grasa o entera) a un bebe que tenga diarrea. Al hervir la leche,  parte del agua se evapora, haciendo que el resto quede con una concentración peligrosamente elevada de sales y minerales. ( de hecho no es recomendable darle leche hervida  ni siquiera a un niño sano.)

 

DIARREA INTENSA

Su hijo tiene deposiciones acuosas cada una o dos horas o incluso más a menudo o presenta síntomas de deshidratación consulte con el pediatra.


Es posible que este recomiende no darle alimentos sólidos durante por lo menos 24 horas, así como evitar cualquier líquido muy dulce (refrescos azucarados, gaseosa, jugos de frutas sin diluir o bebidas endulzadas artificialmente.), líquidos con un elevado contenido de sal (caldos envasados) y bebidas con muy bajo contenido de sal (con agua o té).

Probablemente le indicará que le de tan solo una solución electrolítica comercializada, que contiene la proporción ideal de minerales y sal.

Si su hijo tiene diarrea y a usted le preocupa que llegue a deshidratarse, llame al pediatra y deje de darle al niño cualquier tipo de alimento y bebidas lácteas hasta que reciba instrucciones  del médico. Lleve inmediatamente a su hijo al pediatra o al servicio de emergencias más cercano si cree que está moderada o severamente deshidratado. Mientras tanto, debe darle una solución electrolítica que se encuentre a la venta en el mercado.


Cuando la deshidratación es severa a veces es preciso hospitalizar al niño para rehidratarlo por vía intravenosa. En casos leves basta con darle una solución electrolítica siguiendo las indicaciones del pediatra.

Cuando el niño lleve entre doce y veinticuatro horas a  dieta de solución electrolítica y la diarrea está disminuyendo, puede empezar a ampliar su dieta progresivamente, introduciendo alimentos suaves como compota de manzana, peras, bananas y gelatina con sabor. Es mejor no darle leche sino hasta uno o dos días después a no ser que se trate de un bebe pequeño que aun no come alimentos sólidos. En ese caso se le puede dar fórmula menos concentrada, diluida a la mitad. Si amanta a su bebe, puede combinar la lactancia con la solución electrolítica. A  medida que la diarrea remite el niño mayorcito puede estar en capacidad de comer en pequeñas cantidades alimentos blandos como arroz, tostadas, papas y cereal. A la vez, puede seguir dándole la solución electrolítica.


Generalmente no es necesario mantener al niño a dieta por más de 24 horas, puesto que deberá alimentarse bien para reponer fuerzas. Cuando vuelva a darle alimentos sólidos, es posible que en la materia fecal del niño siga siendo blanda, pero esto no significa necesariamente que siga mal. Lo importante es que se vea activo, tenga apetito, orine a menudo, y desaparezcan los síntomas de deshidratación. Si observa todo esto sabrá que su hijo esta mejorando.

Una diarrea que persiste por más de dos semanas (diarrea crónica) puede indicar un problema intestinal más serio. Si la diarrea dura por tanto tiempo, el pediatra solicitará varias pruebas para determinar su causa y descartar la posibilidad de que el niño está desnutrido. Si existen indicios de desnutrición es probable que el pediatra recomiende una dieta especial o cierto tipo de leche de fórmula.


Si su hijo toma demasiados líquidos, sobre todo muchos jugos o bebidas dulces, es posible que desarrolle un trastorno conocido como “diarrea del infante”. Este trastorno, caracterizado por deposiciones sueltas y recurrentes, no debe afectar el apetito ni el crecimiento del niño como tampoco provocar deshidratación. Aunque este tipo de diarreas no es un trastorno serio, es posible que el pediatra le recomiende reducir la cantidad de jugos y bebidas dulces que consume su hijo. Cuando el niño tenga tanta sed que no se satisfaga con la dieta habitual, será mejor darle agua. Cuando la diarrea viene acompañada de otros síntomas, es posible que se deba a un problema médico más grave.

Informe inmediatamente al pediatra si la diarrea se presenta con algunos de los siguientes síntomas:

  • fiebre que persista por mas de 24 o 48 horas
  • excrementos sanguinolentos
  • vómitos durante mas de 12 a 24 horas
  • vómitos de color verde, teñidos de sangre o con aspecto que recuerda al sedimento de café molido
  • abdomen distendido como si estuviera hinchado)
  • negativa a comer o beber
  • dolor abdominal intenso
  • erupciones o ictericia  (piel y ojos amarillentos)

Si su hijo padece de otra condición médica o toma medicinas de manera habitual, es conveniente informar al  pediatra en caso de que tenga diarrea por más de veinticuatro horas sin mejoría alguna, o si tiene otros síntomas que a usted le inquiete.

Prevención

Estas recomendaciones ayudarán a disminuir la probabilidad de que a su hijo le de diarrea:

  1. La mayoría de las diarreas infecciosas se contagian a través del contacto directo de  mano a boca después de exponerse a material fecal contaminado. Esto ocurre más a menudo en niños que aun llevan pañales. Fomente buenos hábitos  de higiene personal (como lavarse las manos después de usar el inodoro o  de cambiar un pañal y antes de tomar alimentos) así como otras medidas sanitarias tanto en su casa como en la guardería o jardín infantil al que vaya su hijo.
  2. Evite que su hijo beba leche cruda (sin pasteurizar) o cualquier alimento que pueda  estar contaminado.
  3. Evite el uso innecesario de  medicamentos, sobre todo antibióticos.
  4. Si es posible déle el pecho a su bebe durante toda la etapa de la  primera infancia.
  5. Limite la cantidad de jugo y bebidas endulzadas que le da al niño.

 

 

Centro Médico Metropolitano, consultorio 113. Av Mariana de Jesus y calle B N31-190.

Telf. 2463361 Ext. 227. Directo: 2920085 contacto: consulta@drmoscoso.com