Cuidados durante el embarazo

Prácticamente todo lo que ingiera o inhale durante el embarazo termina por llegar al feto. Este proceso empieza desde la concepción misma. De hecho, el embrión es mucho más vulnerable durante los primeros dos meses, cuando se empiezan a formar las principales estructuras corporales (brazos, piernas, manos, pies, hígado, corazón, genitales, ojos y cerebro).

 

Ciertas sustancias químicas como las contenidas en el tabaco. El alcohol, las drogas ilícitas o algunas medicinas, pueden interferir en el proceso de formación del embrión, así como el desarrollo posterior del feto; e incluso podrían provocar  malformaciones congénitas.

 

Tomemos como ejemplo el tabaco. Si usted fuma durante el embarazo, el peso de su hijo al nacer podría ser  mucho mas bajo de lo esperado. El simple hecho de inhalar el humo de terceros (que la convierte en fumadora pasiva) podría afectar a su bebe. Aléjese de las zonas de fumadores y evite que fumen cerca de usted.

 

Si fuma antes de quedar embarazada y aun lo hace, este es el mejor momento para dejar de fumar definitivamente, no solo hasta dar a luz. Los niños que crecen en un hogar donde uno de los padres fuma tienen más infecciones del oído y más problemas respiratorios durante la infancia y la niñez temprana. Sufren de más dolores de garganta, tosen y jadean o presentan sibilancias más a menudo, tardan en recuperarse de un resfriado y tienen más tendencia a la ronquera. Además serán más propensos a fumar cuando sean mayores.

 

De igual manera el consumo de alcohol genera una gran preocupación. El consumo de bebidas alcohólicas durante el embarazo incrementa el riesgo de una condición conocida como síndrome fetal alcohólico (FAS, por sus siglas en ingles), en ocasiones defectos congénitos y reducción en la inteligencia promedio. El bebé que sufre de este síndrome puede tener defectos cardíacos, deformaciones en las extremidades por ejemplo (pie zambo – torcidos hacia fuera), una columna vertebral curva, cabeza pequeña, características faciales anormales, menor estatura y bajo peso al nacer. El síndrome fetal alcohólico es la causa principal de retraso mental en recién nacidos.

 

Así mismo, el consumo de alcohol durante el embarazo aumenta la probabilidad de un aborto espontáneo o de un parto prematuro. Aunque no se ha determinado con exactitud que cantidad de alcohol es excesiva para una mujer embarazada, hay evidencias de que cuanto más alcohol se bebe, mayores son los riesgos para el feto. Lo más  prudente es abstenerse de bebidas alcohólicas durante el embarazo. 

 

También deberá evitar  medicinas y vitaminas, a no ser que su medico las recomiende durante el embarazo. No solo hablamos de aquellas medicinas recetadas que ya esté tomando, sino de cualquier medicina de venta libre, como aspirinas, pastillas para el resfriado o antihistamínicos. Las vitaminas en exceso también pueden ser nocivas (se ha comprobado que el consumo excesivo de vitamina A puede provocar malformaciones congénitas).  

También se debe limitar el consumo de cafeína durante esta época. Aunque no se ha demostrado que el consumo mínimo (una taza de café con cafeína al día) tenga efectos adversos, estudios recientes surgieren que el consumo de grandes cantidades de cafeína durante el embarazo puede afectar el crecimiento fetal. La cafeína también se encuentra en algunas bebidas gaseosas y alimentos tales como el chocolate. Además hay que considerar que la cafeína tiende a desvelar y causar irritabilidad, lo que le restara descanso y tranquilidad.

 

Otra de las causas de malformaciones congénitas son las enfermedades contraídas por la madre durante el embarazo. Es importante que tome precauciones contra estas enfermedades que resultan peligrosas: 

 

  • La rubéola o sarampión alemán, puede provocar retraso mental, malformaciones cardíacas, cataratas y sordera. Por fortuna esta enfermedad se puede prevenir mediante la vacunación, pero no se ponga la vacuna de la rubéola durante el embarazo. La mayoría de las mujeres adultas son inmunes a la rubéola por que tuvieron la enfermedad en la niñez o ya han sido vacunadas. Si no esta segura de ser inmune pídale a su medico obstetra que le ordene un análisis de sangre. En el caso poco probable de que el análisis indique que usted no es inmune a la rubéola, haga todo lo posible para evitar el contacto con los niños enfermos, sobre todo durante los tres primeros meses de embarazo. Después de dar a luz, es recomendable que se vacune para evitar esta inquietud en el futuro.

 

  • La varicela es particularmente peligrosa si se contrae justo antes del parto, si usted no ha tenido esta enfermedad, evite a  cualquier persona que tenga esta enfermedad o que haya estado expuesta a la misma. En este caso, también es recomendable que reciba la vacuna preventiva antes de quedar embarazada.

 

  • La toxoplasmosis  representa un peligro primordialmente para quienes tienen gatos. Esta enfermedad es provocada por una infección parasitaria bastante común en los gatos, pero también se encuentra en la carne y pescados crudos. Al defecar, el animal infectado expulsa una forma de parasito en el excremento y toda persona que entre en contacto con el excremento infectado puede contraer  la enfermedad. 

 

Si usted tiene gatos hágales la prueba de toxoplasmosis antes de quedar embarazada a la brevedad posible si ya esta embarazada. Para reducir las posibilidades de que su gato contraiga la infección, aliméntelo solo con productos comerciales para gatos, cuyo proceso de elaboración destruye los parásitos. 

 

Además para reducir el riesgo de que usted se contagie, pida que una persona que no este embarazada se encargue de limpiar el cajón de los excrementos del gato diariamente. (Los parásitos de la toxoplasmosis no pueden infectar a un humano sino hasta que pasen 48 horas desde la excreción). Si usted tiene que encargarse de limpiar el cajón de los excrementos lávese bien las manos después de hacerlo. Como mencionamos anteriormente, la toxoplasmosis también se halla en la carne y pescados crudos, así que evite comer carne o pescados crudos o a medio cocinar como el sushi y lávese las manos después de tocar o preparar carnes crudas.   

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now