Dentición

El proceso de la dentición comienza cuando el bebé tiene de 6 a 8 meses de edad. Todos los dientes de leche o temporales deberán estar en su lugar para el momento en que el niño tenga 30 meses de edad. Los incisivos centrales inferiores suelen ser los primeros en salir, seguidos, entre cuatro y ocho semanas después, de los cuatro incisivos superiores (centrales y laterales) y, aproximadamente un mes después, de los otros dos incisivos inferiores. A continuación suelen salir los primeros molares, seguidos de los caninos o colmillos.

En algunos casos poco frecuentes, los niños nacen con uno o dos dientes o producen un diente durante las primeras semanas de vida. Salvo que estos dientes interfieran con la alimentación o estén demasiado sueltos como para que el bebé pueda tragarlos, generalmente no es una causa de preocupación y no se los debe retirar.

Si a su hijo no le sale el primer diente sino mucho tiempo después, no se preocupe. Esto puede ser una característica hereditaria y no significa que algo ande mal.

La salida de los dientes ocasionalmente provoca irritabilidad, inflamación de las encías, llanto, fiebre baja (no superior a los 101° Fahrenheit o 38.3° centígrados), babeo excesivo  (que puede empezar antes de la dentición) y ganas de morder cosas duras.  A menudo las encías se inflaman y se ponen muy sensibles.  La dentición NO da fiebre alta ni diarreas. 

Algunos consejos para aplacar el malestar del bebé son:

  • Limpie regularmente la cara de su bebé con un pañito suave para quitarle el exceso de saliva y evitar que se le irrite la piel

 

  • Lávese las manos e intente flotarle o masajearle suavemente las encías con su dedo.

 

  • Coloque un pedazo de tela o una toalla en el congelador y frote con ella las encías del bebé. También lo puede usar como masticador, pero esté pendiente de lavarlo luego de que el bebé lo utilice.

 

  • Dele al bebé  aros mordedores de caucho duro (los mordedores que se meten en el congelador tienden a ponerse demasiado duros y pueden provocar mas dolor que alivio). Evite los mordedores llenos de líquido u objetos que puedan romperse.

 

  • Si su bebé ya está comiendo alimentos sólidos, puede probar darle compotas frías de manzana o plátano para calmar el malestar del bebé.

 

  • Si su bebé se calma con el biberón, llénelo de agua y no de leche ni jugos pues el morder el chupón del biberón con restos de azúcares de la leche o el jugo puede provocar caries dentales.

 

  • Los analgésicos que se aplican sobre las encías  pueden calmar momentáneamente el dolor a un niño, sin embargo su acción es muy pasajera. No abuse de estos remedios. 

 

  • Si su niño está muy molesto, su Pediatra puede recetarle analgésicos como acetaminofen o ibuprofeno para calmar el dolor.

 

  • Si su hijo parece sentirse muy mal o tiene fiebre mayor a 101° Fahrenheit (38.3° centígrados), lo mas probable es que estos síntomas no se deban a que le están saliendo los dientes, por lo que deberá informarle a su Pediatra.

 

Que NO se debe hacer:

  • NO amarre ningún mordedor ni cualquier otro objeto para la dentición alrededor del cuello de su hijo.

  • NO coloque nada congelado contra las encías de su hijo, puede provocarle una quemadura

  • NUNCA corte las encías para ayudar a que un diente salga, porque esto puede conducir a que se presente infección.

  • NUNCA le dé a su hijo aspirina, ni la ponga contra las encías o los dientes.

  • NO frote alcohol sobre las encías de su bebé.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now