Intoxicación por metanol

El llamado metanol o alcohol industrial se denomina también alcohol de cocina o alcohol de “reverbero”. Este se obtiene del destilado de la madera. Es un ingrediente común en muchos solventes, removedores de pinturas, soluciones de limpieza, colorantes, resinas, adhesivos, productos de impermeabilización,  productos fotográficos y otros materiales. El amplio uso que tiene el metanol en la industria hace mayor el riesgo de exposición profesional, debido a que se puede presentar inhalación de vapores o absorción por la piel por manipulación inadecuada.

Además de la exposición ocupacional, la intoxicación aguda se presenta principalmente por adulteración de licores que se expenden comercialmente, como lo ocurrido en varias ocasiones en el país.

El valor comercial con respecto al alcohol etílico es aproximadamente tres veces menor y el metanol se comercia libremente sin ningún tipo de restricción legal, es por eso que personas inescrupulosas mezclan alcohol etílico con metílico para sacar provecho económico, sin importarles el terrible daño causado a la salud de las personas que lo ingieran. 

 

En el caso de los niños la vía de ingreso, además de la ingesta accidental, es la piel, pues algunas  madres tienen la costumbre popular de hacer fricciones de alcohol como tratamiento de síntomas comunes como la fiebre, usando alcohol industrial por desconocimiento o ignorancia.

El metanol se absorbe por vía oral, piel, mucosas intactas y por vía pulmonar; se disemina rápidamente por todos los órganos, especialmente aquellos ricos en agua como cerebro, humor acuoso del ojo y riñón.

La dosis tóxica del metanol es variable. Se piensa que en un hombre de 70 kg. la dosis mortal iría de 30 a 250 ml. Sin embargo, se ha comprobado que pequeñas cantidades de alcohol metílico producen graves alteraciones en el organismo, y sobre todo, la complicación de ceguera irreversible. La dosis letal en niños es mucho menor 0,4 ml/kg de peso.

SINTOMAS

 

Se dividen en dos fases:

 

FASE 1. Periodo de latencia:

 

Este periodo dura entre 8 y 24 horas (la media de 12 horas). Durante esta etapa, las personas intoxicadas con metanol no tienen sintomatología específica, y los síntomas pueden ser confundidos con intoxicación alcohólica con etanol (chuchaqui, guayabo). Los pacientes  pueden presentar cefalea precoz (generalmente de tipo pulsante), gastritis, embriaguez, náuseas, vómito, vértigo e incoordinación motora. 

 

El periodo de latencia puede ser mayor cuando el etanol es ingerido concurrentemente con el metanol. Si la exposición fue dérmica pueden aparecer zonas de irritación por acción cáustica

 

 FASE 2. Después del período de latencia:

 

Se presenta entre 12 y  30 horas después de la ingesta de alcohol metílico. Se caracteriza por acidosis metabólica severa, desórdenes visuales, dificultad para respirar, ceguera, convulsiones, coma, y puede ocurrir la muerte. 

 

Los pacientes describen alteraciones visuales, como visión borrosa o luces brillantes, posteriormente las pupilas se dilatan lo que  es un signo de mal pronóstico y significa que existe una pérdida irreparable de la función visual.

 

 Tratamiento:

 

El tratamiento de los pacientes intoxicados por metanol intenta conservar las funciones pulmonar y cardiaca, procurar descontaminar a la brevedad posible el alcohol metílico y contrarrestar las acciones tóxicas de los metabolitos del alcohol metílico. 

 

Tanto el etanol como el metanol compiten por la enzima alcohol-deshidrogenasa, aunque esta enzima prefiere metabolizar el etanol (afinidad 20 veces mayor); por ello el tratamiento para la intoxicación por metanol se basa en el uso de alcohol etílico.

 

Si usted sospecha que su hijo o un familiar pueden presentar intoxicación con alcohol metílico recuerde lo siguiente:

 

  1. Toda persona que haya ingerido licor o que haya sido friccionada con alcohol y presente cefalea, cualquier alteración visual, dolor abdominal y/o vómito debe ser remitida inmediatamente a urgencias para valoración médica. Recuerde que los primeros síntomas no se pueden diferenciar de la intoxicación alcohólica por etanol.

  2. No administre bebidas alcohólicas antes de la evaluación médica y de la toma de muestras de laboratorio iniciales por el peligro de equivocarse en el diagnóstico.

  3. No induzca vómitos, ni de brebajes para provocarlos.

  4. Véndele los ojos, pues esto puede disminuir la posibilidad de ceguera permanente.

  1. Pida ayuda urgente llamando a los servicios de emergencia o llevando a la persona al hospital.

 

 El tratamiento en el hospital incluye:

 

  1. Control precoz de la vía aérea y la respiración.

  2. Lavado gástrico si la ingesta fue antes de 1 hora.

  3. Líquidos intravenosos.

  4. Control de la glucosa.

  5. Uso de antídotos:

    1. Fomepizol o 4-metilpirazol

    2. Alcohol etílico, se por vía intravenosa u oral

  6. Control de la acidosis con bicarbonato.

  7. Ácido fólico para tratar de eliminar el ácido fórmico.

  8. Diuréticos.

  9. Hemodiálisis. 

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now